Erase una vez el cuento de una historia que jamás te han contado.

Tu inocente, pequeño y manejable entras a formar parte de la educación de tu individuo y ser personal que eres, en el colegio, en el instituto , en la universidad, en tu familia, en la tele, etc. Ejemplos hay miles. Continuas tu camino en una sociedad que depende de la época, te quiere ofrecer una serie de beneficios si realizas una serie de tareas o esfuerzos a cambio de que si no los haces no tendrás la libertad de poder avanzar por otra serie de factores; en un mundo donde no todo el mundo tiene acceso a una educación digna, se ve claramente el ejemplo, fuera de todo eso es, parte solo el problema que en esta encrucijada ah de plantearse uno, ya que es parte de un todo.

Por esa serie de “circustacias”, de situaciones o enseñanzas de la vida, deberías darte cuenta que estas jugando por imposición a un juego, al que además te han acostumbrado y lo deseas bajo cualquier fin. Te exaltan personajes que mueven tu vida, deidades que están lejos de ser ejemplos a seguir en muchos de los sentidos, por que lo importante al fin y al cabo es que TU, estés bien, te realices, pienses, actúes por lo tanto, etc. Para que tu entorno realmente pueda cambiar.

En todos los campos de tu vida de una manera u otra han introducido valores, ideas o hábitos que en tu vida, no deberían existir, pero las cosas son así, nadie dijo que la historia fuera justa o buena, ya que de ser así los mercados, vendrían de una manera u otra y te matarían o patearían para que toda idea buena, innovadora o revolucionaria se vea truncada, eso es un echo.

Cuando hablo de deidades o falsos ídolos, tendría que hacer hincapié en lo que realmente me preocupa de una sociedad aparentemente dormida en los laureles como se suele decir. No es normal, que una persona de 22 años solo hable y adore a un equipo de fútbol, un cantante o un diseñador, por que aun que jueguen muy bien, canten muy bien o diseñen muy bien, tu, estas dejando de ser creativo y si ya entramos en el tema del control que muchas falsas deidades utilizan para con la sociedad, resulta insultante ver ciertos comportamientos en personas de tu alrededor. Aun que admirable es, que una chavala o un chaval defiendan a capa y espada al Real Madrid, o al Barcelona, o a Lady Gaga, sin control, sin mesura, sin pensar… que eso se nos da muy bien, básicamente como defiende un abuelo al gobernante que le interesa, sin ver mas haya de nada.

Solo nos dedicamos a ver lo que nos interesa y llegados al momento de saber mas, como no va conmigo, ya que la matrix eso que tu me dices me lo quitaría y sin eso no soy “feliz”, pues me enfado y no te escucho y entonces si me quejo, me quejo de los perro flautas, me quejo de las manifestaciones, me quejo del ruido, me quejo simplemente por quejarme, puesto que si no, los mercados se cabrearan y me quitaran lo que yo mas necesito, una ilusión estupida y absurda que me hace perderme la mayoría de las cosas importantes de esta vida y que además a la larga no tiene ningún beneficio para mi persona ni para el resto. Aficiones hay muchas y respetables algunas, pero hagas lo que hagas hazlo con conciencia, ardua tarea, creo yo.

Cuando ya eres mayor, te encuentras tan dentro del sistema, que salir de el, no es que sea complicado es que es una tarea casi imposible, diría yo. ¿Qué hacer ante esta situación?, destruir el sistema, no todo el, si no todo lo que comprobado queda no es bueno para un futuro en común, por que entonces, si no hacemos nada, estaríamos dándoles la razón a todos aquellos que dicen que el ser humano es autodestructivo por naturaleza y señores, ya somos mayorcitos para darnos cuenta de las motos que nos quieren vender día si y día también, pensemos un poco.

En el caso de la gente que ni siquiera quiera cambiar la matrix, pues que deciros… un suerte en la vida no creo que valga, puesto que se necesita de todos para salir, cambiar y prosperar en una línea recta lógica, coherente y de amor en común, pero no seré yo quien me dedique persona por persona a decir lo que debe hacer cada cual, que somos mayores y cada uno tiene lo suyo, empezando por mi mismo. Tan solo les diría una cosa y es que aun que no puedan o quieran, que piensen en como son las cosas y la menor duda que investiguen, que busquen y entonces encontraran la madriguera de conejos que te lleva hasta el país de las maravillas, donde todo lo que creías que era falso no lo es y viceversa.

Nosotros formamos la base de su pirámide, en la punta varios con nombres y apellidos disfrutan golosamente del pastel de la tiranía y la esclavitud, por que señores, aun que no lo queramos creer, somos esclavos y se han dedicado y se dedican a fabricar esclavos y si no mirar un libro de primaria, es insultante, o las noticias la falta de verdadera información, una vergüenza para un periodista que así se haga llamar. Encima de nosotros se encuentra la casta política, que queda demostrado que la gran mayoría de ellos son títeres o incluso dictadores crueles en esencia con aires de grandeza, que piensan con el bolsillo antes que con la cabeza o el corazón( que por cierto se a demostrado que en el corazón hay neuronas). Mas arriba de ellos, en esta pirámide se encuentran las corporaciones, de todo tipo además, farmacéuticas, alimenticias, económicas, religiosas, que a su vez son controladas por solo unos pocos, y esos pocos, tienen nombres y apellidos. Llamemos a las cosas por su nombre, por que si sabemos las cosas por sus nombres y apellidos, rápidamente encontraremos a los culpables que hoy por hoy nos hacen librar batallas individuales que no nos llevan a la lucha en común, puesto que aquí cada uno pide por lo suyo, los profesores, los médicos, los parados, los hambrientos, los funcionarios y así un largo etcétera de personas, que dispersamente exigen lo que por derecho deberían tener y poder disfrutar, pero nos hemos olvidado, parece ser, de que esta lucha es igual para todos, bajo un mismo lema y que tiene culpables, empezando por nosotros mismos, ya que como comente en anteriores líneas hemos entrado en su juego, y en orden ascendente en la pirámide nombres y apellidos de familias que llevan controlando la tierra que es nuestra desde que el mundo es mundo y señores creo que no deberían de ser intocables, al igual que debería ser intocable el niño de Somalia que este momento acaba de morir de hambre y por desgracia no lo es. Tienen nombres y apellidos y son los dueños de la granja humana en la que vivimos.

Despertemos a un mundo de maravillas ya que lo tenemos todo para resurgir con mayor sensatez y experiencia adquirida, como ave fénix de sus cenizas, hacia un horizonte sin límites y con toda la grandeza que puede llegar a tener un pueblo con el poder de mejorar la tierra que le pertenece y a las personas que en ella habitan.

Digamos basta a la estupidez y a la tiranía, informémonos y unámonos en una lucha pacifica para sanar el cáncer de esta sociedad plural y global.

Anuncios